El cuidado del acero inoxidable

El acero inoxidable es considerado uno de los materiales más resistentes. Sin embargo, existe una serie de factores que influye en su conservación. Por este motivo, antes de acudir a uno de los talleres de acero inoxidable, es importante conocer todos los detalles.

El cuidado del acero inoxidable es muy importante. La suciedad y otros contaminantes pueden dañar la capa de óxido de cromo que contiene el acero, es por ello que hoy te explicamos en este artículo una serie de trucos para limpiar este tipo de material.

Los pasos a seguir son muy sencillos. Primero, retira toda la suciedad de la superficie y, posteriormente, empieza a pulir mientras retiras el exceso del producto que utilices. El acero inoxidable siempre se limpia en el sentido del pulido y en seco para evitar posibles marcas de agua. Lo más recomendable son los productos de limpieza no abrasivos, de limpieza suave o específicos para el cuidado del acero. Para su aplicación, utiliza un trapo de tacto suave. Aunque el acero inoxidable es un material de elevada resistencia a la corrosión, esto no quiere decir que no se corroa. Para evitarlo, es necesario fijarse en el etiquetado de los productos para saber si contienen cloro.

Atención: algunos limpiadores específicos para acero inoxidable pueden provocar efectos muy negativos en otros materiales. Además, no debes utilizar estropajos porque puedes estropear el acabado del acero y tendrías que contratar a un profesional para solucionarlo.

En resumen, si utilizas productos concretos y realizas una limpieza regular, conseguirás que el acero inoxidable brille durante muchos años.